Decreto de creación del Santuario de la Divina Misericordia en Tilarán

 

Monseñor Héctor Morera Vega
Obispo de Tilarán

 

Considerando:

 

1-     Que en nuestra diócesis de Tilarán se ha valorado y necesitado siempre la oración de incercesión, sobre todo como ayuda eficaz en el proceso de santificación de sus sacerdotes y laicos comprometidos y como acompañamiento y sostén en la labor evangelizadora que en ella se realiza.

2-     Que por muchos años se trató de promover la vida contemplativa en la diócesis destinando una finca que se tenía en su poder para que monjes de alguna orden o congregación dedicaca a esta especialísima vocación fundaran en territorio diocesano un monasterio o eremitorio.

3-     Que el Padre Javier Francisco Dengo Esquivel, sacerdote diocesano, me ha presentado la inquietud y necesidad de dirigir su vida por los caminos de un apartamiento más riguroso del mundo y dedicarse a la vida contemplativa tipo ermitaña en favor de la misma diócesis de Tilarán.

4-    Que en la parroquia de Nuevo Arenal a quinientos metros al este del Templo parroquial, el mismo sacerdote antes mencionado, donó y construyó con recursos propios y de algunos bienechores un eremitorio, que, aunque austero y pobre, cuenta con una casa para los hermanos que allí conviven; una capilla toda de concreto, de ocho metros de ancho por quince de largo, donde se adora el Santísimo Sacramento y desde donde se propaga la devoción a la Divina Misericordia; un recibidor para la atención de personas ajenas que buscan consejo y dirección espiritual; dos dormitorios para hopedar sacerdotes que quieran pasar unos días de silencio y soledad en el Señor, un salón grande de más de doscientos metros cuadrados para actividades de formación, retiros y convivios para miembros externos de la asociación y otros; todo esto en un lote de más o menos tres mil metros cuadrados.

5-    Que este eremitorio desde donde se intercede por las necesidades de la Iglesia diocesana y sobre todo por los sacerdotes, en vida semi-enclaustrada, es

6-     habitualmente usado para reuniones del Clero en grupos pequeños, reuniones de Relgiosas, es frecuentado por laicos para tener sus encuentros espirituales y para recibir su formación y sirve, a la vez, como residencia del Director de la Asociación Diocesana Carmelitana de Fieles de la Divina Misericordia y Rector de la Casa y Santuario y de los hermanos ermitaños que lo acompañan.

7-     Que yo mismo como Obispo junto con los sacerdotes de la Vicaría de Tilarán, bendije solemnemente el lugar y lo consagré para fines tan altos y sublimes, el diecinueve de marzo de mil novecientos noventa y seis en la fiesta de San José Maestro de la Vida Interior.

8-     Que también fue este eremitorio consagrado y bendecido el quince de octubre de mil novecientos noventa y siete por el superior en Costa Rica de la Orden de los Carmelitas Descalzos a la Reina del Monte Carmelo.

9-     Que en este eremitorio y capilla se venera el Cuadro del Señor de la Misericordia según las disposiciones que el mismo Señor Jesucristo en revelación privada diera a Santa María Faustina; se venera una antigua Imagen de la Santísima Virgen del Carmen y se guardan y custodian reliquias de primer grado: de San Antonio de Padua, Doctor y Patrono de la diócesis, Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, y Santa Teresita del Niño Jesús, Doctores de la Iglesia, y Padres Espirituales de los miembros de esta asociación; de Santa Teresa de los Andes, la Beata Isabel de la Trinidad y Santa Gemma Galgani.

 

Por tanto, disponemos:

 

1-     Que esta casa sea constituida a partir de esta fecha: Sede Espiritual de la Asociación Diocesana Carmelitana de Fieles de la Divina Misericordia y Casa Eremitorio diocesano de vida contemplativa y que en ella se guarde el tipo de vida, costumbres y normas que para tales casas el derecho de la Iglesia y la tradición obligan y aconsejan.

2-     Que este eremitorio sea lugar de residencia del Padre Dengo como Director de esta Obra Diocesana y viva aquí la vocación de consagrado de vida semi-contemplativa, en beneficio de la misma diócesis.

3-     Entiendo la vida ermitaña como experiencia de uno solo con Dios, se puede recibir, en esta casa, hasta el máximo de tres varones, clérigos o no, de probada virtud y vocación, capaces de cumplir con las radicales exigencias que este tipo de

4-     vida encierra. A saber: madurez psicológica, afectiva, doctrinal, que busquen solo Dios y nada fuera de Él.

5-     Con el objeto de que se cumpla con el fin que se le da a esta casa, y para que se guarde estrictamente la convivencia en este eremitorio de vida "eremítica-fraterna", por estas mismas letras apruebo y bendigo como Ordinario de esta Iglesia Particular de Tilarán, las reglas que inspiran y definen la vida de esta casa.

6-    Que la Asociación Diocesana de Fieles de la Divina Misericordia se ocupe del mantenimiento y otras responsabilidades materiales y legales de la casa.

7-    Que esta construcción y terreno, inscrita en el registro público a nombre de las Temporalidades de la Diócesis de Tilarán, por la forma e intención con que han sido donados, adquiridos y construidos, sea por estas letras destinado el goce y usufructo generalísimo de la Asociación Diocesana Carmelitana de Fieles de la Divina Misericordia.

8-     Que este eremitorio sea llamado: "Eremitorio de la Reina del Monte Carmelo" y que la Capilla de adoración a la Divina Misericordia sea considerado y estimado como "Santuario" de la Divina Misericordia para la Diócesis de Tilarán.

9-     Que desde esta "Casa y Santuario se propague oficialmente para la diócesis de Tilarán las devociones a la Divina Misericordia y a la Virgen del Carmen y su Santo Escapulario y que los fieles que vivan y peregrinen a este "santuario" reciban y gocen de los bienes espirituales y celestiales que la Iglesia y yo por mi ministerio dispongo y hago partícipes, a saber: bendiciones, gracias e indulgencias.

10-     Que dicha casa tenga un rector idóneo nombrado por el Ordinario para que cuide celosamente el cumplimiento de los fines para los cuales se ha creado.

11-     Que por este mismo decreto quede nombrado oficialmente como director de la Asociación Carmelitana Teresiana de la Divina Misericordia así como del Eremitorio de la Reina del Monte Carmelo y del "Santuario" de la Divina el Presbítero Javier Francisco Dengo Esquivel.

 

Firmado y sellado en Tilarán a 16 de julio del 2002 en la solemnidad de Nuestra Señora del Carmen.

Monseñor Héctor Morera Vega
Obispo de Tilarán

 

Hecho en Costa Rica

Escríbanos a:
rodolfogonzalezs@racsa.co.cr
Publicado por Sistemas Edenia Internacional - Costa Rica